Publicado en Modelismo Naval

Nueva Maqueta de Carabela Santa María: más detalle, consistencia y ligereza (I)

¡Extraordinaria noticia! Los diseñadores en 3D y los modelistas de Artesanía Latina han desarrollado y terminado ya el proyecto de renovación de la maqueta en madera de la Carabela Santa María –en realidad es una nao– a escala 1/65. Es uno de los cinco navíos más importantes de la historia.

Renovado modelo a escala en madera Carabela Santa María.

El modelismo naval y los aficionados a este hermoso hobby serán felices cuando monten esta fiel réplica. En este sentido, el modelo a escala de la Carabela Santa María ha requerido las últimas técnicas en diseño y fabricación, además de contar con materiales de máxima calidad.

Renovado modelo a escala en madera Carabela Santa María.

CONTENIDOS DEL KIT MODELISMO NUEVA MAQUETA CARABELA SANTA MARÍA

El kit de modelismo contiene la nao comandada por Cristóbal Colón en la travesía por la que descubrió América a fines del siglo XV. Cuenta con preciosas piezas de maderas claras de abedul cortadas con precisión gracias al láser y detalles fabulosos hechos en metal y fotograbado. También trae velas con tela de algodón de mayor calidad y reforzadas, listas para ser colocadas –se incluye en este modelo las plantillas en cartón troquelado para poder pintar las cruces de las velas-. Y, como regalo, que no estaba en la anterior versión de la nao, una magnífica peana en madera con placa metálica nominativa para su exposición.

Renovado modelo a escala en madera Carabela Santa María.

Una vez terminada de construir la maqueta en madera de la Carabela Santa María, sus dimensiones son las siguientes: 50,3 centímetros de largo, 26,4 de ancho y 49,8 de alto. Para montarla con mayor facilidad se han redactado de nuevo y rediseñado por completo las instrucciones. Ahora el modelista naval puede fijarse en un paso a paso sencillo de seguir y con gran cantidad de fotos de detalle en DVD. De este modo, el montaje de cada hilo, cada motón y cada maniobra queda perfectamente explicado sin farragosos textos llenos de palabras técnicas, no al alcance de todos. ¡No más instrucciones antiguas para este modelo!

Renovado modelo a escala en madera Carabela Santa María.

Pero… ¿Qué medidas se han adoptado para mejorar esta maravillosa miniatura?

MEJORAS EN LA ESTRUCTURA DEL MODELO A ESCALA

Los diseñadores en 3D y modelistas de Artesanía Latina de la maqueta en madera de la Carabela Santa María han procedido a numerosas mejoras en esta. Precisamente, la más destacable es la reforma total de la estructura del barco. “Para darle más consistencia y, a la vez, ligereza, por lo que hemos tenido que crear numerosas piezas nuevas”, aseguran desde nuestro equipo de profesionales.

Renovado modelo a escala en madera Carabela Santa María.

En este sentido, afirman que “se han rediseñado la falsa quilla, las cuadernas y las cubiertas de la nao. Una de las mayores novedades es no tener que usar clavos para poder montarlas, solo se usan en algunos detalles”.

Hablando de las cubiertas de la renovada maqueta en madera de la Carabela Santa María, el equipo de Artesanía Latina hace hincapié en que se ha mejorado el sistema de pestañas de las cuadernas. Se han implantando un mayor número de estas, para implementarlo. En la versión anterior no cubría al 100% todas las partes. Era necesario para facilitar, por ejemplo, el encaje de sus extremos y para un perfecto alineado sin que quede ninguna pieza más suelta”.

Leer la segunda parte del post…

Publicado en Historia Naval y de la Aviación, Modelismo Naval

La Pinta

Todo el mundo sabe que la Pinta fue una de las tres carabelas que llevó a Colón hacia el descubrimiento de un nuevo mundo en 1492. Lo que no todo el mundo sabe es que la Pinta era el barco más rápido y el primero en avistar lo que más tarde se conocería como América.

Se cree que fue construida en los astilleros de Palos de la Frontera pocos años antes del viaje que le daría la fama. Su construcción ligera le hacía posible navegar a mayor velocidad que sus compañeras, con lo que se dice que con frecuencia tenía que detenerse en altamar a esperar al resto.

Fue Rodrigo de Triana quien primero avistó tierra a bordo de la carabela. El 12 de octubre de 1492, la Pinta sería el primer barco europeo en ver tierras americanas. Posteriormente La Pinta sería la primera en arribar a un puerto europeo, alcanzando Bayona el 1 de marzo de 1943.

Por desgracia no se sabe mucho de este magnífico barco ni de la historia que le rodea. Todo lo que conocemos es a través de escritos de la época, tanto de tripulantes como del propio Colón.

La maqueta de la carabela más veloz de Cristobal Colón

A escala 1/65, esta maqueta en madera de la Pinta es una réplica fiel del barco original, con todo lujo de detalles en maderas nobles, latón, fundición y tejido.

Construye la carabela que acompañó a Colón en uno de los viajes más famosos de la Historia. El sistema de montaje mediante falsa quilla y cuadernas está pensado para hacerte disfrutar al máximo del montaje de tu maqueta, haciéndote sentir casi como si estuvieses construyendo el barco real.

El kit incluye unas completas instrucciones paso a paso en 7 idiomas y a todo color, acompañadas por los planos a escala real del barco completado.

¿Quién puede construir esta maqueta? Cualquier persona con cierta experiencia en modelismo naval y con conocimiento básico de las herramientas. Si ya te has iniciado en el apasionante mundo del modelismo, te recomendamos esta maqueta. te resultará fácil de construir y te encantará el resultado.

Publicado en Historia Naval y de la Aviación, Modelismo Naval

Sanson: historia de un remolcador

A mediados del siglo XIX la navegación empieza a experimentar una gran revolución. ¿La causa? El desarrollo de la propulsión mecánica. 

Los buques empiezan a aumentar poco a poco su envergadura y sus desplazamientos haciendo cada vez más difícil los procesos de maniobrabilidad en dársenas y puertos. De este modo empezó a hacerse necesario el desarrollo de un nuevo tipo de barcos, potentes naves que pudieran remolcar sin problemas las embarcaciones más pesadas.

Gracias a la propulsión mecánica pudieron diseñarse los remolcadores (tugs en inglés), equipados con poderosas calderas de vapor que podían alcanzar hasta 2.000 CV de potencia y velocidades de 14 nudos. Su mecanismo era comparable al de las locomotoras de vapor, sólo que los remolcadores funcionan a través del movimiento mecánico de sus hélices. Eran barcos de pequeño tonelaje y escaso calado capaces de asistir a navíos de gran envergadura.

Interna_tugboat
Remolador Baltimore en el puerto de Baltimore, Maryland, 1989

El Sanson es un modelo de los años 30 cuyo cometido era, más que remolcar, empujar a los grandes barcos del Atlántico. Disponía de unas defensas muy grandes en la proa y en los costados, lo que lo convertía en uno de los remolcadores más potentes de su época.

Actualmente los remolcadores funcionan con diesel y pueden llegar a alcanzar hasta 20.000 KW de potencia.

Maqueta en madera: remolcador Sanson

En Artesanía Latina hemos preparado una maqueta muy especial de este precioso remolcador. A escala 1/50, podrás construir de cero este potente navío con maderas y otros materiales de gran calidad.

El montaje es muy sencillo. Gracias a nuestras completas instrucciones paso a paso acompañadas por los planos a escala real del barco, podrás ir construyendo tu maqueta y disfrutando de la experiencia del modelismo.

Interna_Samson

Maqueta de barco en madera: Sanson. Ref.: 20415

Y tú, ¿has construido una maqueta del Sanson? Cuéntanos tu experiencia en los comentarios.

Publicado en Historia Naval y de la Aviación, Modelismo Naval

Balleneros de la Historia: Moby Dick

Los barcos y buques balleneros han sido utilizados para la pesca de ballenas desde el siglo XVII hasta los años 20. Eran pequeñas embarcaciones utilizadas por colonos y nativos americanos.

La caza de ballenas se remonta al año 1644 cuando los colonos comenzaron en Long Island a cazar ballenas a lo largo de la costa en botes pequeños y planos. Estos botes tenían la misma forma en proa y en popa. Cuando avistaban la ballena por medio de una vela izada sobre un mástil abatible, se acercaban al animal, lanzaban los arpones, arriaban la vela, plegaban el mástil y se dejaban arrastrar por la ballena.

Caza de ballenas. Barcos balleneros.

A principios del s. XVIII, la caza de ballenas se empezó a complicar, por lo que modificaron las embarcaciones pasando de tener sólo un mástil a tener dos y poder buscar así ballenas más lejos en alta mar. Así comenzó la pesca de ballenas en las aguas profundas del Océano Atlántico. En 1740 la ballenera era una industria creciente y fuerte, ya que de estos animales se obtenía aceite para maquinaria, sebo para alumbrar, además de sustentar la industria secundaria de construcción de barcos y fabricación de velas.

En su momento de auge, la flota ballenera americana llegó a sumar trescientas sesenta naves que salían de quince puertos diferentes repartidos entre Nueva Inglaterra y Nueva York, dedicándose cerca de 10.000 personas al sector.

Dos años más tarde, se descubrió petróleo en Pennsylvania por lo que el aceite de ballena ya no era necesario para el alumbre ya que la lámpara empezó a funcionar con electricidad. Tras esta situación, numerosos barcos balleneros fueron destruidos y muchos fueron perdidos en las expediciones de caza de ballenas del Polo Norte que transcurrieron en el 1870.

Moby Dick: la historia.

Además de su alto valor histórico, la pesca de ballenas tiene una importante tradición literaria cuya referencia más notable fue la novela “Moby Dick” de Herman Melville publicada en 1851, que narra la historia de cómo el buque ballenero Pequod, comandado por el capitán Ahab quien se dedicará a perseguir de forma obsesiva a una gran ballena blanca.

También ha saltado recientemente a la gran pantalla otra historia ballenera, sobre el barco Essex, también de Gran Bretaña, que tendrá que enfrentarse a una criatura inimaginable en una aventura que podrás disfrutar viendo en la película “En el corazón del mar”.

En Artesanía Latina queremos que rememores esta emblemática historia construyendo tu propia lancha ballenera.

La maqueta de barco en madera: Providence.

La ballenera de Nueva Inglaterra Providence fue la lancha ballenera por excelencia del s. XIX. Su modelo a escala 1/25 reconstruye pieza a pieza este mítico barco con tan alto nivel de detalle que te hará sentirte como el capitán Ahab a la caza de Moby Dick.

Maqueta de barco en madera: Providence. Ref.: 19018.
Maqueta de barco en madera: Providence. Ref.: 19018.

Su sistema de construcción mediante falsa quilla hace que el montaje sea lo más parecido a la realidad. Con la ayuda de nuestra guía de montaje, podrás construir esta fantástica réplica de uno de los balleneros más míticos de la historia.

Detalle de la maqueta. piezas de tablero cortado por láser de alta precisión, maderas nobles, latón, fundición y tejido.
Detalle de la maqueta. piezas de tablero cortado por láser de alta precisión, maderas nobles, latón, fundición y tejido.

¡Construye tu propia lancha ballenera y siéntete dentro de la aventura de Moby Dick!

Publicado en Historia Naval y de la Aviación, Modelismo Naval

La historia del modelismo naval

El modelismo se entiende como la creación artesanal de prototipos o representaciones en pequeño tamaño de objetos a lo largo de la historia. En sus inicios, la principal función de esta actividad consistía en actuar como modelo para una posterior construcción industrial y servir como molde.

Es tan antiguo este arte que los primeros modelos encontrados se remontan a la tumba del Tutankhamon y a la embarcación de plata de Ur aparecida en Caldea 3.000 años a. C.

Reproducción de barco. Caldea, año 3.000 a.C.
Reproducción de barco. Caldea, año 3.000 a.C.

Como vemos, la utilización de estas reproducciones para temas relacionados con el mar viene de muchos años atrás. La reproducción de barcos a escala era desarrollada por modelistas navales artesanos y artistas especialistas en este tipo de actividades.

En el ámbito religioso se dice que se construían obedeciendo al cumplimiento de promesas de navegantes y hombres de mar que habían superado situaciones de peligro. A menudo estos barcos eran construidos a bordo para posteriormente ser colgados de los techos de iglesias y ermitas, como se puede observar en numerosas localidades de Guipúzcoa.

Maqueta de la ermita de Izaskun en Guipúzcoa.
Maqueta de la ermita de Izaskun en Guipúzcoa.

Los modelos navales a escala han sido también utilizados hasta hace poco para la construcción de barcos. Servían como planos y guías para la mejora del proyecto y se fabricaban completos, en secciones o fragmentos. Hoy en día, aún algunos astilleros siguen realizando reproducciones a escala que sirven como obsequio para el armador.

Hacia principios del siglo XVII en Inglaterra y posteriormente en Francia era obligatorio presentar la maqueta naval antes de la construcción de un navío. A mediados del siglo XVIII en España se implantó una ley similar en la que se obligaba a presentar un prototipo del proyecto que sirviera como base, antes de comenzar con la construcción. A continuación se detallarían los planos confeccionados para la construcción de series de buques como fue el caso de los “Ildefonsinos”. Así, nace en España lo que hoy denominamos como modelismo de construcción, arsenal o astillero.

Más adelante, en 1853 se establece en España una Real Orden que obligaba al arsenal o a la casa constructora a realizar un modelo o un fragmento del modelo de los buques que se encargase para la Armada. Cada una de estas maquetas era llevada al Museo Naval de Madrid, constituyéndose el núcleo de sus colecciones y siendo un referente como museo naval a nivel mundial.

Así comenzó el arte de la construcción de barcos a escala que en la actualidad conocemos como hobby de miles de aficionados, que gracias a la fabricación de una inmensa variedad de kits con diferentes niveles de dificultad permite a todo el que se lo proponga convertirse en un experimentado modelista, pudiendo coleccionar los diferentes modelos de construcción naval y experimentar lo que se siente al crear maquetas de navíos que han protagonizado las hazañas más relevantes de la historia.

Y tú, ¿ya te has adentrado en el arte del modelismo?

Publicado en Modelismo Naval

Una celebridad de la competición: el Jolie Brise

Este célebre cutter francés Jolie Brise fue construido en Le Havre en 1913 por Albert Paumelle Yard y diseñado por Alexandre de París. Sus inicios fueron como piloto de barco, etapa que duró poco ya que la sustitución de la vela por los barcos de vapor lo convirtió en un barco de pesca.

Pese a su corto recorrido, el Jolie Brise es reconocido como un barco legendario tras obtener una reputada fama. En 1925 fue ganador de la primera regata oceánica de larga distancia en el Reino Unido “Fastnet Race” organizada por George Martin, miembro fundador de la Ocean Racing Club y dueño entonces del Jolie Brise. A partir de entonces, participó en las siguientes tres carreras entre 1925 y 1930, ganando dos de ellas, lo que le mantiene a día de hoy como el único barco que ha ganado tres carreras Fastnet, este elegante cutter podía navegar a 9-10 nudos.

jolie-brise-navegando

Al año siguiente navegó por primera vez el océano Atlántico y compitió en la carrera de las Bermudas, donde tuvo lugar su mayor hazaña, ya que salvó a todos los miembros de la tripulación de la goleta Adriana, que se incendió durante la carrera en el año 1932.

En 1934, en manos del estadounidense Stanley Mortimer, el famoso cutter se quedó en aguas mediterráneas por un tiempo hasta que la guerra era inminente y tuvo que volver a Southampton, requisada por la Marina Real que la mantuvo escondida durante la guerra en una litera de barro en Shoreham.

En 1945, tras abortar un viaje a Nueva Zelanda fue comprada por un consorcio portugués liderado por Luis Lobato. En el puerto de Lisboa fue rehabilitado y permaneció durante 30 años. Tras estos años, en 1975, la situación política en Portugal era insostenible y gracias a que el Royal Ocean Yacht Club invitó a Luis Lobato a participar en el quincuagésimo aniversario de la Fastnet Race, el Jolie Brise pudo navegar hasta Inglaterra y atracar en el puerto de Londres.

En 1977, este precioso barco tuvo una segunda oportunidad ya que se convirtió en un barco de entrenamiento de vela, comprado por la Asociación Internacional de Artesanía de Vela y el Museo de Ciencia arrendado por la Escuela de Vela del Club de Dauntsey.

El Jolie Brise siempre será recordado como un excelente cutter competidor de carreras de velas altas, en las que consiguió tiempos memorables. La fortaleza de la construcción de esta celebridad ha hecho que aún se mantenga a flote en Inglaterra.

Maqueta de barco en madera: Jolie Brise

Construye este legendario y competitivo barco de vela y rememora sus grandes éxitos en carreras de vela y su supervivencia tras una cambiante y larga vida.

Maqueta de barco en madera: Jolie Brise. Ref.: 22180.
Maqueta de barco en madera: Jolie Brise. Ref.: 22180.

La maqueta realizada en madera a escala 1/50 reproduce a la perfección los detalles de este célebre cutter y su construcción mediante falsa quilla y cuadernas acerca el montaje a la fortaleza del barco original. Además, el modelo comprende piezas de tablero cortado por láser de alta precisión, maderas nobles, latón, fundición y tejido.

Te invitamos a construir un precioso barco de vela de origen francés que es reconocido por su fortaleza, rapidez y elegancia.

Publicado en Historia Naval y de la Aviación, Modelismo Naval

Carabela Santa María: la historia de la nave que dirigió el descubrimiento de América

La carabela Santa María es conocida por haber sido una de las tres carabelas que acompañaron a Cristóbal Colón en su primer viaje al descubrimiento del Nuevo Mundo en 1492.

Ésta fue la nao que Cristóbal Colón asignó como capitana de la expedición que partió del Puerto de Palos el 3 de agosto de 1492, seguida por la Pinta y la Niña. La Santa María fue la única carabela que no regresó del viaje, quedando encallada en la costa noroeste de la República Dominicana.

La controversia que siempre ha perseguido al Santa María es si, tal y como dice la tradición, es una carabela o si, como afirman los expertos en náutica, este barco era una nao. Además, para referirse a este barco se usaban los nombres de La Capitana o La Nao, lo que confirma las dudas existentes respecto a la tipología de este barco.

Su lugar de construcción también es, a día de hoy, un enigma. Unas teorías dicen que fue en Galicia, mientras que otros atribuyen su construcción a Colindres (Cantabria) y algunos al Puerto de Santa María. La versión que parece más fidedigna es que fue construida en los astilleros de Colindres en Santander y propiedad de Juan de la Cosa.

Esta nao podía llevar hasta 51 toneladas de carga y transportar una tripulación de 39 hombres. Contaba con tres mástiles, en los que llevaba velas cuadradas de color blanco y en el mayor de los palos se extendía una cruz roja en el centro de la vela. Contaba con 23 metros de eslora y 2 de calado.

Pese a la mala fortuna que la hizo embarrancar, acabó formando parte del primer asentamiento europeo en América: el “Fuerte Navidad”.

Construcción de La Navidad en un grabado realizado para edición de 1851 de Gaspar y Roig de la obra Vida y viajes de Cristóbal Colón.
Construcción de La Navidad en un grabado realizado para edición de 1851 de Gaspar y Roig de la obra Vida y viajes de Cristóbal Colón.

Maqueta en madera: La Santa María

Construye la réplica de la nao capitana de la expedición que realizó este histórico descubrimiento. A  escala 1/65, el sistema de ensamblaje mediante falsa quilla y cuadernas acerca su diseño al del navío real. Con todo lujo de detalles en madera, latón, fundición y tejido, te parecerá que tienes delante la propia nave de Cristóbal Colón.

Maqueta de barco en madera: Carabela Santa María. Ref.: 22411
Maqueta de barco en madera: Carabela Santa María. Ref.: 22411

Revive las hazañas de este famoso barco que protagonizó junto a la Niña y la Pinta del viaje que descubrió América.

Cuéntanos tu opinión, ¿la Santa María era una nao o una carabela?

Publicado en Modelismo Naval

Barcos históricos: Viking

Los Vikingos formaron parte del periodo histórico que abarca desde el año 700 hasta el 1100 d.C. en Escandinavia. Durante esta época estos guerreros y comerciantes escandinavos, atacaron y exploraron la mayor parte de Europa, del sudoeste de Asia, de África del norte y de Norteamérica nororiental. Los vikingos fueron unos marineros muy competentes, expertos en el manejo tanto por tierra firme como por mar.

La gran eficacia de sus ataques dio a los vikingos la fama de saqueadores y piratas, dejando de lado otros aspectos de su cultura. Pero los vikingos fueron excepcionales no sólo en sus ataques. Muchos de sus descubrimientos quedaron ocultos y prácticamente nadie ha oído hablar de ellos. Por ejemplo, poca gente sabe que fueron capaces de desarrollar mapas tan exactos que sólo tienen un error de entre el 2 y el 4% respecto a los mapas actuales. También diseñaron brújulas solares de alta precisión, así como los primeros telescopios de la historia.

Los barcos vikingos

Para sus extensas expediciones contaban con largos barcos que les daban cierta ventaja táctica en las batallas. Así, podían desempeñar “ataques relámpago” en los que sorprendían al objetivo con un ataque rápido e inesperado, del que huían antes de que el contrario pudiera contratacarles.

Son dos las embarcaciones que han pasado a la historia naval por su fuerza y construcción. Los knarr eran embarcaciones comerciales, barcos más anchos y con un calado mayor que permitían largos viajes con amplios cargamentos. Los drakkar eran los barcos de guerra por excelencia. Se trataba de barcos con un ancho y calado menor, de manera que eran capaces de navegar por aguas profundas, remontar ríos y alcanzar zonas alejadas de la costa. Con remos situados en toda la longitud del casco, llegaban a alcanzar velocidades de hasta 15 nudos.

Drakkar en el Tapiz de Bayeux.

Estos barcos eran construidos sin usar cuadernas, ya que se empleaba el método de casco trincado, que consistía en superponer planchas de madera y tapando las juntas con musgo impregnado con brea. El timón, también fuera de lo común, estaba situado a estribor y en sus orígenes no contaban con quilla. Un poco más adelante se acabó incluyendo esta pieza para conseguir mayor estabilidad durante la navegación.

«Drakkar» es un antiguo término islandés que significa dragón. La mayoría de estas embarcaciones estaban decoradas con una cabeza de dragón en el mascarón de proa, ya que se creía que protegían a los guerreros que se embarcaban en ellas.

La gran aventura Vikinga de Artesanía Latina

Desde Artesanía Latina hemos querido conmemorar esta excepcional época de marineros históricos lanzando nuestra réplica del tradicional barco guerrero vikingo.

Descubre nuestra réplica de uno de los barcos más famosos de Gokstad del siglo X, tripulada por remeros y propulsada por velas. Con el barco Viking revivirás las hazañas de estos valientes guerreros.

Maqueta de barco en madera: Viking. Ref.: 19001-N

Para nosotros esta maqueta tiene una especial importancia, ya que fue la primera en abrir nuestra aclamada serie de iniciación en 1995. Hoy, 20 años después, relanzamos el modelo con un diseño completamente nuevo y mejorado. Tanto para modelistas con una cierta experiencia, como para aquellas personas que se quieran iniciar en el modelismo naval, esta maqueta es perfecta por su precisión y facilidad de construcción.

Viene acompañada de unas extensas instrucciones en DVD, con imágenes paso a paso del modelo y videotutoriales donde te enseñamos todos los trucos para que tu maqueta quede perfecta.

¿Quieres saber más sobre el Viking? Haz clic aquí y descubre mucho más sobre esta maravillosa maqueta.

Publicado en Modelismo Naval

NAVÍOS DE LÍNEA

Navío de línea se le llamaba a todo aquel buque que pudiera combatir un mínimo de potencia dentro de una línea de combate. Apareció a finales del siglo XVI, en Inglaterra, como evolución de los buques existentes, como el galeón, ante los avances de la artillería naval y las mejoras técnicas en los buques de vela. Su nombre se debe a una nueva formación de combate de las escuadras navales, en la que los navíos se alineaban para formar un muro de artillería que pudiera disparar simultáneamente.

Era un tipo de buque de guerra de tres palos con aparejo de velas cuadras y de dos a tres cubiertas artilladas. No todos los navíos se podían considerar de línea, una de las condiciones necesarias era que tuviera más de 64 cañones, aunque en numerosos combates de la Real Armada navíos de 50 y 60 cañones formaban línea acompañando a los navíos mayores.

También estaban los navíos de 1 puente, fragatas que disponían de entre 20 y 40 cañones y su uso era sobretodo de escolta o para perseguir piratas, ya que al ser más ligeros eran mucho más rápidos y manejables.

Fue a finales del XVIII cuando se dejaron de construir navíos de 64 cañones ya que perdieron la batalla contra los de 74 cañones.

Los navíos de 74 cañones eran los más populares en su época estando presentes en la mayoría de las flotas por su gran maniobralidad y la potencia de fuego que podía llegar a alcanzar.

Un ejemplo de ellos es el San Juan Nepomuceno:

SAN JUAN DE NEPOMUCENO
SAN JUAN DE NEPOMUCENO

Tras estos hermosos y potentes navíos de 2 puentes les seguían los de 80 cañones que, a pesar de ser también de dos puentes, su potencia de fuego y dimensiones le hacían parecer un navío de tres puentes rebajados a dos cubiertas.

Pero, sin lugar a dudas, el rey de la línea de combate era el navío de tres puentes, éstos eran buques que estaban armados desde los 90 cañones hasta los 118, conocidos como “meregildos”. No eran tan frecuentes pero eran muy poderosos.

Encontramos con estas características a los siguientes navíos:

H.M.S. VICTORY
H.M.S. VICTORY
NAVIO SANTA ANA
NAVIO SANTA ANA

 

La excepción venía dada por la excepcional figura del Santísima Trinidad, fue construido inicialmente con 3 puentes  pero se le añadió una cuarta fila para llegar a los 140 cañones con los que llegó a la batalla de Trafalgar, escapándose así de cualquier clasificación.

Los navíos de línea de los siglos XVII y XVIII son barcos con mucha historia y con unos diseños que no dejan indiferentes a nadie. Elige el que más te guste en la tienda de Artesanía Latina y ¡comienza a disfrutar construyendo una de estas reliquias!

¿Te has atrevido ya a construir alguno de estos navíos? ¿Con cuál te quedas? ¡Cuéntanos tu experiencia!

 

Publicado en Modelismo Naval

Barcos Históricos: Mayflower

El Mayflower (Flor de Mayo en español) es el carguero del siglo XVII en el que se realizó el primer viaje de Inglaterra a Norteamérica en 1620, descubriendo lo que hoy conocemos como Massachusetts. Los colonizadores, llamados “Peregrinos”, eran un grupo de puritanos que abandonaron Inglaterra en 1609 para huir de la persecución que sufrían por sus creencias religiosas, buscando un mundo libre de la influencia corruptora de otros modos de vida y religiones.

La historia del Mayflower

El colonizador era un precioso barco holandés de carga de apenas 100 pies (30.48 metros) de largo y 25 (7.6m) de ancho. Construido alrededor de 1607, ya tenía trece años cuando hizo su primer viaje transoceánico. Hasta entonces se había dedicado básicamente al comercio, principalmente de vino, haciendo la ruta entre Francia e Inglaterra.

La salida de los Peregrinos en el Mayflower.
La salida de los Peregrinos en el Mayflower.

La llegada de los Peregrinos a América supuso la fundación de la primera colonia británica con éxito en lo que hoy es Nueva Inglaterra y la celebración del primer Día de Acción de Gracias que dio origen a la tradición. La nave transportó a 102 personas, sin contar la tripulación, quienes acabaron formando la colonia de Plymouth.

La ruta inicial a América estaba pensada para dos barcos: el Mayflower y el Speedwell, pero tras salir de puerto en dos ocasiones y tener que regresar otras tantas por una avería en el Speedwell, éste se quedó en puerto y todos los peregrinos subieron a bordo del exitoso Mayflower. Se cree que los problemas del Speedwell podrían haberse debido al sabotaje de la tripulación, que no veía con buenos ojos enrolarse en semejante viaje.

Debido a una serie de problemas en la nave poco después de zarpar,  se vieron obligados a regresar en dos ocasiones para repararla. En un tercer intento, salieron por fin de Plymouth el 6 de septiembre y consiguieron llegar a tierras americanas el 11 de noviembre.

El barco contaba con tres mástiles y seis velas cuyo movimiento se controlaba con un juego de 55 cuerdas manipuladas por la tripulación a las órdenes de un oficial, quien a su vez seguía las instrucciones del capitán Christopher Jones.

El 5 de abril de 1621 la flor de Mayo parte desde la colonia de Plymouth a Reino Unido, llegando a tierra el 6 de mayo de 1621. A su regreso, el Mayflower sería destruido, construyéndose casi 3 siglos después una réplica que puede visitarse hoy como barco museo en el puerto de Plymouth.

Mayflower Museum, Plymouth
Mayflower Museum, Plymouth

¡Conviértete en un valiente conquistador!

Revive uno de los momentos históricos más importantes de la conquista del ser humano con el icónico carguero que transportó a los primeros colonos a tierras americanas. Disfruta creando la réplica exacta de todos y cada uno de los preciosos detalles de este valiente navío.

Su sistema de construcción mediante falsa quilla y cuadernas acerca el montaje de tu maqueta a la construcción real del histórico navío. El modelo comprende piezas de tablero cortado por láser de alta precisión, maderas nobles, latón, fundición y tejido. También cuenta con velas de algodón cortadas y cosidas a mano que dan el toque final para completar el realismo de esta maqueta. Además, para guiarte en el montaje podrás seguir nuestra completa guía paso a paso en 4 idiomas y a todo color, acompañada por los planos a escala real del modelo terminado.

Maqueta de barco en madera: Mayflower. Ref.: 22451
Maqueta de barco en madera: Mayflower. Ref.: 22451

Esta maqueta es ideal para modelistas iniciados con conocimientos básicos de herramientas y materiales.

 

Y tú, ¿has construido ya tu maqueta en madera del Mayflower? ¿Te gustaría hacerlo? ¡Cuéntanos tu experiencia!